El Parque Municipal cuenta desde esta mañana con una nueva escultura en recuerdo de los bebés que nos dejaron demasiado pronto.

En el acto de inauguración han participado el alcalde, Carlos González, los ediles Héctor Díez, Mariola Galiana y Patricia Macià, la representante de la asociación El Hueco de mi Vientre, Marian Mahamud, las matronas Noelia Rodríguez y Paqui Rodrigo, y Aldara Fernández Manchado, una madre afectada por el fallecimiento de su bebé.

La instalación de la pieza firmada por el escultor Jesús García es fruto de la colaboración entre el Ayuntamiento ilicitano, las matronas de Colegio de Enfermería de Alicante y la red nacional sin ánimo de lucro El Hueco de mi Vientre.

Esta escultura y su entorno, será un lugar para el recuerdo, para honrar a los hijos que murieron durante la gestación o al poco de nacer.

La muerte de un hijo es la circunstancia más devastadora que le puede ocurrir a unos padres. La muerte perinatal muchas veces se invisibiliza, restándole importancia: “ya tendréis más”, “al menos ya tenéis otros hijos”, “mejor ahora que más tarde”, “la naturaleza es sabia”… todas estas frases en lugar de quitar dolor, suman. Muchas familias cuando quieren hablar del hijo fallecido, encuentran silencios, miradas esquivas, cambios de conversación, o recomendaciones como “olvidalo”… algo que nunca pasará.

Además muchas familias desconocen que independientemente del momento del embarazo, pueden disponer del cuerpo de su hijo para sepultura o incineración a través de funeraria. Eso lleva a que muchos padres no tengan un lugar al que acudir si necesitan, para honrar a sus hijos.

En este espacio todas las familias son bienvenidas, independientemente de las semanas a las que falleció su hijo, ya que nunca se nos ocurría decirle a una madre en el tercer o cuarto mes de embarazo que el dolor que siente es menor que el de una madre de siete meses de embarazo, no se pueden comparar dolores y no se pueden comparar muertes, no sabemos la historia que hay detrás.

Hablar de aborto o hablar de parto o cesárea, es solo el mecanismo por el que el hijo sale del cuerpo de la madre, pero no significa nada más. No existen los bebés nonatos, porque todos los bebés nacen, con o sin vida.

Hace unos meses un grupo de matronas del Hospital General Universitario de Elche hicieron la propuesta al ayuntamiento de un espacio para el recuerdo, a su vez el grupo de apoyo al duelo perinatal “Red el hueco de mi vientre” había realizado también una propuesta, así que aunaron fuerzas y se pusieron de acuerdo en aspectos cómo cuál sería el lugar adecuado, etc. La propuesta fue muy bien recibida por parte del ayuntamiento.

El autor de la escultura “Amar sin latido” es Jesús García Trapiello, el cual realizó la misma tras fallecer su nieto durante la gestación, y regaló el derecho de réplica a la Red el Hueco de mi Vientre. También se puede encontrar en el cementerio de Comillas, y en el de Ávila. Y en otras muchas ciudades también podemos encontrar otros lugares para el recuerdo, ya sea en el cementerio o en la ciudad.


OBTENER PDF: El Parque Municipal cuenta desde esta mañana con una nueva escultura en recuerdo de los bebés que nos dejaron demasiado pronto.