Juventud y el IVAJ ofrecen a los jóvenes de 16 a 21 años que han abandonado sus estudios un programa para volver al sistema educativo

Anuncios

La concejalía de Juventud y el IVAJ (Instituto Valenciano de la Juventud) han puesto en marcha una nueva edición del programa Jove Oportunitat (JOOP) para motivar a los jóvenes de 16 a 21 años que han abandonado prematuramente sus estudios a que retornen al sistema educativo. La iniciativa ha sido presentada esta mañana en l’Escorxador por la vicepresidenta del Consell, Aitana Mas, el alcalde, Carlos González, y la edil de Juventud, Marga Antón. Este programa fue impulsado por la Concejalía de Juventud ilicitana, donde se han desarrollado varias ediciones y ahora se exporta a toda la Comunitat Valenciana.

El alcalde ha alentado a los jóvenes que ni estudian ni trabajan a aprovechar la oportunidad que ofrece esta iniciativa. “Creo que cuando hay instituciones que ponen al servicio de los jóvenes la posibilidad de mejorar en la vida hay que aprovechar la oportunidad y creo que esta merece la pena siempre y cuando os sirva para superar esas pequeñas dificultades y se convierta en una pequeña palanca para tomar impulso en la vida para que vuestros proyectos y deseos se puedan cumplir”, ha señalado el regidor ilicitano.

Por su parte, la concejala considera que “este programa es muy enriquecedor para los jóvenes que se encuentran en una situación de inestabilidad en sus vidas y a través de él se les ofrecen unas herramientas para poder desenvolverse y conseguir un futuro mejor”.

Con esta iniciativa se mejora la empleabilidad juvenil y se previene la exclusión social. La concejala ha explicado que “en torno a 25 jóvenes de Elche han pasado por Joop en pasadas ediciones con muy buenas experiencias y este año hay inscritos una docena”.

Además, la concejalía de Juventud ha comprado ocho equipos informáticos para que pueda ser utilizados por los jóvenes. La edil ha recordado que la ciudadanía tiene a su disposición todos los servicios de la concejalía de Juventud y ha animado a la población a utilizar estos recursos.

Mientras, Mas ha destacado que el 65 % de las personas jóvenes que participaron en 2022 en el programa Jove Oportunitat ‘Joop’ del IVAJ “se han vuelto a incorporar al sistema educativo”.

Mas ha afirmado que los porcentajes “cuando se habla de personas como en este caso, no son una simple fórmula matemática, sino que cada tanto por ciento es una vida rescatada, una esperanza devuelta, una dignidad recuperada”.

En este sentido, ha destacado que cada persona joven que supera el programa ‘Joop’ “es un éxito para toda la sociedad, porque cuando una sola persona deja atrás una situación de dificultad, de invisibilidad o de exclusión, el conjunto de la sociedad mejora con ella”.

La vicepresidenta ha resaltado que se trata de “un programa de éxito en el que han participado 4.239 jóvenes desde su puesta en marcha en 2017, con la incorporación de 850 y 900 participantes por año en las últimas ediciones” y que “es clave para la sociedad actual y la que estamos construyendo entre todas y todos estos últimos años”.

Características de Joop

El programa Jove Oportunitat está dirigido a jóvenes, de entre 16 y 21 años, que ahora mismo ni estudian ni trabajan pero que desean reencaminar el diseño de su propio proyecto de vida.

Para ello se realiza una orientación personal y profesional a cada joven, partiendo desde una visión integral de la persona con el fin de ayudarles a recuperar la confianza y la autoestima, de ser capaces de ver las potencialidades que tienen, de conseguir un cambio vital para iniciar un nuevo proceso, el de la construcción autónoma de un proyecto global de vida.

Para ello, se actúa mostrando a las personas jóvenes “dónde está la puerta para volver al sistema educativo, que esa puerta continúa abierta, animándolos a tomar la decisión personal de cruzar esa puerta y redescubrir lo que hay dentro, que es todo un mundo de oportunidades para salir del estado de inacción, apatía, resignación o desencanto y retomar la dirección de sus propias vidas”.

La intervención combina técnicas de coaching grupal e individual con visitas a empresas, con el objetivo de que las personas jóvenes participantes creen su propio proyecto profesional y decidan voluntariamente regresar al sistema educativo para mejorar su cualificación.

Por ello, en su fase final, tras los módulos de coaching actitudinal y de orientación laboral, se prepara a las personas jóvenes para la prueba de libre de acceso a la formación profesional de grado medio, a la prueba libre para la obtención de la ESO o a la prueba de competencias clave para el acceso a certificados de profesionalidad de nivel 2, según sus objetivos.