El contenedor marrón se instala en la zona sur de Altabix, completando el servicio en todo el casco urbano

Elche, 1 de julio de 2024 – Hoy, el contenedor marrón ha llegado a la zona sur de Altabix, culminando así la implementación del servicio de recogida de residuos orgánicos en todo el casco urbano de Elche. Esta última fase incluye las áreas de Travalón Sur, Palmerales, San Antón, Ciudad Jardín, Zapatillera y Puertas Coloradas, extendiendo el servicio a todas las zonas urbanas del municipio.

La edil de Medio Ambiente, en declaraciones recientes, destacó la importancia de esta expansión: “Con la llegada del contenedor marrón a estas zonas, completamos una etapa crucial en nuestro compromiso con la sostenibilidad y la gestión responsable de residuos.”

El servicio de recogida de fracción orgánica ya estaba operativo en diversos barrios de Elche, incluyendo El Pla, Pont Nou, Carrús Oeste, Carrús Este, Centro Histórico y Raval. También en Altabix Norte, en áreas como La Lonja y Cuerna, Nuevo Altabix-Ciudad Deportiva, Plaza de Castilla, Polígono de Altabix y Travalón Alto.

En las pedanías, el quinto contenedor ya se encuentra en funcionamiento en La Hoya, Las Bayas, Atzavares, Arenales del Sol, Torrellano, El Altet, Valverde, Perleta, Balsares, La Marina, Algoda y Matola. La inclusión de estas áreas refuerza el objetivo del Ayuntamiento de Elche de extender el servicio de recogida de residuos orgánicos a todo el municipio.

Los contenedores marrones permiten depositar una amplia variedad de residuos orgánicos, tales como restos de comida, fruta, verdura, carne y pescado, posos de café e infusiones, pequeños restos de jardinería, papel de cocina y servilletas sucias, cáscaras de huevo, marisco y frutos secos, corchos, cerillas y serrín. Esta diversidad facilita a los ciudadanos participar activamente en la separación y reciclaje de residuos, contribuyendo a una gestión más eficiente y ecológica de los mismos.

El Ayuntamiento de Elche, a través de este proyecto, continúa promoviendo la concienciación ambiental y la participación ciudadana en la gestión de residuos, con el fin de construir una ciudad más sostenible y limpia para todos sus habitantes.