Cardiología del Hospital General de Elche implanta por primera vez un dispositivo intracardíaco para reducir el riesgo de nuevos ictus

  • El procedimiento consiste en el cierre percutáneo del foramen oval permeable
  • Se trata de una técnica mínimamente invasiva y que permite el alta del paciente en 24 horas

Elx (29.07.22). El Servicio de Cardiología del Hospital General Universitario de Elche ha llevado a cabo por primera vez de manera exitosa una técnica en pacientes que han sufrido un ictus que evita posibles repeticiones del episodio.

El procedimiento consiste en el cierre percutáneo del foramen oval permeable y se le ha realizado a dos pacientes que habían sufrido un ictus cerebral.

Beneficios de la técnica

El foramen oval es un pequeño orificio en la pared del tabique que separa las dos aurículas del corazón que, durante la vida intrauterina, permite el paso de la sangre oxigenada de la madre desde el cordón umbilical hasta la circulación sistémica del feto sin tener que pasar por el pulmón.

Normalmente, esta comunicación entre las aurículas se va cerrando progresivamente después de nacer o bien con las primeras respiraciones. Sin embargo, en aproximadamente un 25% de la población adulta, el cierre interauricular total no se produce, persistiendo un foramen oval permeable.

Los/as especialistas en Cardiología explican que “esta alteración no produce síntomas en la mayoría de pacientes con lo que, de entrada, no requieren ningún tratamiento especial. Sin embargo, en determinados pacientes que presentan unas características especiales, este orificio puede ser responsable de la aparición de un ictus cerebral con importantes secuelas neurológicas. En estas circunstancias, y tras una adecuada valoración por parte de los servicios de Neurología y Cardiología, es recomendable su cierre para evitar nuevos ictus en estos pacientes”.

Procedimiento mínimamente invasivo

La doctora Paula Tejedor, hemodinamista del servicio de Cardiología del Hospital General Universitario de Elche, indica que “el desarrollo de la cardiología intervencionista permite en la actualidad implantar un dispositivo de cierre de este orificio mediante un cateterismo cardiaco a través de la ingle (con la ayuda de rayos X y ecografía transesofágica), de forma poco agresiva y sin necesidad de abrir el pecho, pudiendo ser dado de alta el paciente a las 24 horas de la realización del procedimiento en la mayoría de los casos, con una recuperación rápida”

“Para la intervención de estos dos pacientes se ha contado con el apoyo del doctor Juan Miguel Ruiz Nodar, hemodinamista del hospital General de Alicante y con la inestimable ayuda del servicio de Anestesia de nuestro hospital”, comenta la especialista. Los dos procedimientos fueron realizados con éxito, sin ninguna complicación y los pacientes fueron dados de alta al día siguiente.

Proyectos futuros

Por su parte, el doctor Pedro Morillas, jefe de Servicio de Cardiología del hospital ilicitano, explica que “aunque se trata de un procedimiento que lleva realizándose desde hace años en otros centros hospitalarios, estos dos primeros casos que se acaban de realizar en la Unidad de Hemodinámica y Cardiología Intervencionista suponen el arranque del programa de Cardiopatía estructural de nuestro hospital, que se irá ampliando progresivamente con otros procedimientos percutáneos como el cierre de la orejuela izquierda o el cierre de comunicaciones interauriculares, evitando de esta forma la derivación de los pacientes a otros hospitales de la provincia”.

Así mismo el especialista quiere destacar la importancia del trabajo multidisciplinar y coordinado de esta patología que ha requerido la intervención de las unidades de Hemodinámica, Imagen cardiaca, Neurología y Anestesia del Hospital General Universitario de Elche.


OBTENER PDF: Cardiología del Hospital General de Elche implanta por primera vez un dispositivo intracardíaco para reducir el riesgo de nuevos ictus